Cuentos de Tia Laura

Mi nombre es Laura Lingua. Desde chica me gustó escribir pero, o no guardaba lo que escribía y se perdía, o, si lo guardaba, después no me gustaba y lo tiraba.
Una vez, intentando inventar un cuento al tiempo que lo narraba, con la luz apagada y medio dormida, sentí la voz enojada de mi sobrinita Daniela, de 8 años, acusándome de no saber inventar cuentos. Luego de semejante incriminación, decidí escribir una historia que había ocurrido en la realidad y le regalé el cuentito impreso. Después escribí otro para mi sobrinita Maura, que tenía 7 años y también lo imprimí y se lo regalé.
Pasado un largo tiempo, Mario, mi compañero, releyó esos dos textos y dijo: «hay que publicarlos, escribí más». Le hice caso, y hoy tengo estos dos hijos literarios, Mi hogar de papel Glacé y El mundo de Mara, que no hubieran nacido sin él. Hoy, estas historias esperan ser leídas por ustedes: grandes y chicos.